HISTORIA Y JUSTIFICACIÓN DE LA CREACIÓN DE LA SOCIEDAD VENEZOLANA DE ELECTROMEDICINA (SOVEM).

Los egresados en Electromedicina de la Universidad Nacional Experimental “Francisco de Miranda” (UNEFM) formados en el área técnica desde hace diecinueve años han sentido la necesidad de crear esta Asociación sin fines de lucro con los objetivos que se describen en icono INICIO de esta página Web.

La trayectoria de los egresados en electromedicina en el ámbito nacional se evidencia en Empresas Privadas, Centros de Salud, Centros de Investigación, Universidades, Colegio Universitarios, Institutos Técnicos de enseñanza y otras instituciones que han servido para formar un profesional que actualmente se desempeña en cargos técnicos, de baja y media gerencia, ventas, mercadeo, docencia, etc; los cuales han llegado a un nivel académico en el cual no hay crecimiento vertical ya que ninguna universidad nacional permite la culminación de estudios en el ámbito de Ingeniería Clínica o Biomédica.

La presente información se presentó el 25 de Noviembre 2002 a las autoridades de la Universidad Nacional Experimental “Francisco de Miranda” con motivo de presentar formalmente la Asociación ante esta prestigiosa institución:

ANTECEDENTES

En Estados Unidos, el Dr. César Cáceres en el año 1967, observó la importancia de tener una persona encargada de velar por la seguridad eléctrica en los establecimientos de salud y de esta forma dos años más tarde se creo el primer departamento de Ingeniería Clínica en un hospital con ayuda de la Fundación Fannie E. Rippel. Al mismo tiempo el Dr. Carl C Walter, denunciaba la muerte de 1.200 personas cada año en los Estados Unidos debido a electrocuciones y Ralph Nader estimó alrededor de 5.000 muertes al año, situación que obligo al gobierno norteamericano a tener Técnicos en hospitales para chequear el aterramiento eléctrico, fugas eléctricas y conexiones de polaridad de los equipos (Shaffer, 1994) 11 .

Posteriormente la demanda de los Profesionales dedicados a la seguridad intra-hospitalaria creció abruptamente por la solicitud de varios hospitales y soportada por la publicación que salió en 1973 llamada “Clinical Engeneering News” soportada por la Fundación Fannie E. Ripple y la AAMI (Association for Advancement of Medical Instrumentation) distribuida a cada hospital y residentes con materias similares a Ingeniería Clínica.

La existencia del Ingeniero Clínico fue reconocida formalmente por la Joint Commission on Accreditation of Hospital (JCAH) en su Manual de Acreditación de 1976, en el cual detallaba su rol en el Mantenimiento Preventivo y el llamado “a un Ingeniero Clínico a participar como miembro, o al menos como consultor, del comité de seguridad de los hospitales” (Shaffer, 1994) 11 .

En Venezuela la Ingeniería Clínica , tiene su origen con otro nombre, “Electromedicina”; de esta forma en el año 1976 el Ing. José Manuel Gaviria, proveniente de El Salvador, coordinó la creación de estos estudios en el Estado Falcón en la Universidad Nacional Experimental Francisco de Miranda (UNEFM) 14 , en vías de formación aún para ese tiempo; una carrera dedicada a egresar especialistas de pregrado en el área técnica de electromedicina, consolidando para 1980 una carrera innovadora y con mucho campo en el sistema nacional de salud, que para ese tiempo prometía ser uno de los mejores en tecnología de Latinoamérica por la riqueza que entraba al país producto del petróleo y sus riquezas minerales.

Asimismo en el año de 1995, la Universidad Simón Bolívar por medio de programa de Ingeniería Electrónica, desarrolla en postgrado la Maestría en Ingeniería Biomédica con la cual cuenta con una tasa de graduandos muy baja actualmente 6 , orientada a carreras como Ing. Eléctrica, Mecánica, Electrónica, Química, Computación, Medicina, entre otras.
Este grupo de egresados y profesores de la USB , a partir del Grupo de Bioingeniería y Biofísica aplicada, forman la Unidad de Gestión de Tecnologías en Salud, constituida por un grupo reducido de profesionales con más de veinte años de experiencia en el sector hospitalario. Este grupo ha desarrollado trabajos en el área de Ingeniería Clínica en varios Hospitales entre los cuales se encuentran J.M. de los Ríos (1996), San Juan de Dios (1999), Militar Dr. Carlos Arvelo (2000), entre otros 15 ; pero ninguno de estos hospitales públicos y otros a nivel nacional han logrado establecer un centro de Ingeniería Clínica o Electromedicina que logre los objetivos básicos para desarrollar una Gestión Tecnológica acorde a estos tiempos.

Actualmente la UNEFM ha egresado alrededor de 350 Técnicos Superiores Universitarios, pero el campo de trabajo en su gran mayoría fue orientado a empresas
privadas al igual que ha sucedido con los egresados de la USB , situación similar a otros países (Mohamand, 1996) 5 .

Por su parte la Universidad Nacional Experimental Politécnica Antonio José de Sucre (UNEXPO) extensión Puerto Ordaz, tiene desde el año 1997 en postgrado la Especialización en Electromedicina, orientada a Licenciados, Ingenieros, Médicos, Técnicos Superiores y profesionales relacionadas al área médica, logrando egresar una tasa muy reducida de especialistas hasta los actuales momentos.

La Universidad de los Andes (ULA) 13 ha desarrollado a nivel del postgrado la Especialización en Ingeniería Biomédica y la Maestría , orientado a egresados de esta casa de estudios, o Ingeniero en Electrónica, Eléctrica, Sistemas, Computación, Mecánica, Química u otras áreas afines, su perfil es la formación de personal altamente calificado para la realización de actividades de investigación y docencia. Desarrollando líneas de investigación en: Cardiología, Telemedicina, Inteligencia artificial, Síntesis de voz, Procesamiento digital de imágenes y sonido.

A nivel de técnicos medios el Instituto Nacional de Capacitación Educativa (INCE) ha egresado en Venezuela un número importante de personal en Electromedicina los cuales en su gran mayoría se desarrollan profesionalmente en otras áreas, no siendo absorbidos por la red ambulatoria u hospitalaria.

Todos estos centros de estudio orientan sus egresados a diferentes áreas: investigación y desarrollo, análisis de señales biomédicas, informática orientada a la gestión tecnológica, mantenimiento de la equipología y entorno de centro de salud, generar nuevas alternativas de gerencia en el área biomédica; en general todas se encargan de lograr mejorar los sistemas de salud locales o regionales para aumentar la eficiencia de los centros.

La orientación de tres escuelas de formación de profesionales aplicados al área de ciencias la podemos observar en la Tabla N ° 1 1.

En otros países se desarrollan carreras como Ingeniería Biomédica que aplica los principios y métodos de la Ingeniería y la Ciencia a través de la tecnología para atender, definir y resolver problemas en la Medicina y Biología; cuando se identifica como Bioingeniería , los conceptos de ingeniería y tecnología son aplicados al entendimiento avanzado de sistemas biológicos pero actualmente esta siendo utilizada como la matriz de todas las ingenierías que tienen relación con los seres vivos; Ingeniería Médica la cual toma los conceptos de Ingeniería y la Tecnología para desarrollar instrumentos, materiales, aparatos de diagnóstico y terapéuticos, órganos artificiales (previa investigación biomateriales) y otros equipos necesarios en la Medicina y Biología; Éstas dos últimas, son tomadas por la gran mayoría de las universidades como una sola carrera.

La Ingeniería Clínica , usa los conceptos de ingeniería y la tecnología para mejorar los sistemas de cuidado de salud en hospitales, clínicas, universidades y la industria, llamada también Ingeniería Hospitalaria cuando se aplica a estos entes públicos; Ingeniería de Rehabilitación usa los conceptos de ingeniería y la tecnología para mejorar los cuidados vitales de personas con desventajas crónicas (Ortiz, 1994) 8 ; la electromedicina fue mencionada en sus inicios como la fase electroterapéutica de la medicina; pero actualmente y tomando las experiencias de España y otros países latinoamericanos la electromedicina cumple con el objetivo fundamental de seguir las pautas de gestión tecnológica en los centros públicos o privadas de salud, empresas o centros de investigación, contribuyendo a su mejoramiento y desarrollo a fin de optimizar la efectividad de los equipos biomédicos como herramientas para el diagnóstico, terapia, procesamiento, etc; no pretendiendo competir con otras áreas; sino llenar los vacíos perfectamente definidos dentro de los centros de salud.

Desde el inició de la electromedicina con Luigi Galvani (1791), ésta se ha convertido en tema de investigación y desarrollo más productivo después de las telecomunicaciones, de esta forma vemos en la electromedicina un área innovadora y muy rentable, de allí que empresas no calificadas entren a los centros de salud y disfruten de la ausencia de control y realicen “daños” a equipos e instalaciones sin ninguna intervención de entes regulatorios o propios del centro.

TABLA N° 1

ORIENTACION DE LAS PRINCIPALES ESCUELAS DE BIOIGENIERIA DEL PAIS

ELECTROMEDICINA T.S.U.
(UNEFM) 
14
BIOMEDICA MAESTRIA
(USB) 
15
ELECTROMEDICINA ESPECIALIZACION (UNEXPO)
Programar, dirigir y ejecutar planes de mantenimiento relacionados a equipos médicos en centros de salud
Modificar, Actualizar y diseñar sistema de instrumentación médica
Fomentar la creación de centros de electromedicina en instituciones públicas.
Verificación de procedimientos metrológicos en la equipología médica
Utilizar herramientas de Computación, Física y Medicina para adquisición de datos, analizarlos, procesarlos e interpretarlos para caracterizar.
Desarrollar estudios de factibilidades de nuevos centros de salud en el estado, o reestructuración de los actuales
Garantizar el cumplimiento de normas de seguridad en los equipos e instalaciones
Gerencia en tecnología biomédica
Fomentar el seguimiento y cumplimientos de las normativas nacionales e internacionales en centros de salud.
Iniciar vías de investigación definidas en los centros de salud aplicadas al entorno o equipología médica.
Grupos de investigación y desarrollo
Iniciar vías de investigación en centros de salud o generar investigación aplicada.
Formación académica de nuevos profesionales
Transferencia y adaptación de tecnologías foráneas.
Estudiar los diferentes planes de mantenimientos requeridos a la instrumentación médica o equipos auxiliares de los centros de salud.
Coordinar el almacenamiento de partes, repuestos e insumos requeridos para el soporte de la tecnología biomédica.
Seguimiento del ciclo de vida de los equipos médicos
Desarrollar la informática médica por medio de software que ayude a la Gestión Tecnológica
Contribuir al desarrollo de la informática médica.
Seguridad y control de los servicios médicos
Crear planes de valoración y reemplazo de tecnología en centros de salud.

RAZONES PARA FORMAR UN INGENIERO CLINICO EN VENEZUELA


En Venezuela la gestión de tecnologías, definida “ como el conjunto de procesos de ingeniería y gerencia involucrados en la Génesis y Utilización de las tecnologías médicas ” (Lara, 1995) 4 ; no está presente completamente y ninguna de nuestras universidades o egresados de éstas tiene a su cargo formalmente dentro de una estructura gubernamental, un departamento de Electromedicina o Ingeniería Clínica. La Ingeniería Clínica desarrollada en Estado Unidos, se presenta como una Certificación que se ofrece a profesionales licenciados o ingenieros del área de cuidados de la salud debidamente Acreditados por Institutos Tecnológicos o Universidades hecha por la Comisión Internacional de Certificación (ICC), reconociendo las experiencias desarrolladas por profesionales como un criterio para obtener el titulo de Ingeniero Clínico Certificado (CCE).

Nuestros centros de salud, como ambulatorios rurales y urbanos se encuentran muy separados de nuevas opciones en Gestión Tecnológica y los Centros Hospitalarios grandes, plantean una necesidad urgente de manejar de una manera más racional las tecnologías y lo más difícil, mantenerlas; pero no cuentan con la voluntad ni el apoyo de los gerentes del sistema nacional de salud.

En nuestro país la principales Universidades encargadas de generar especialistas en el área desarrollan varios proyectos, el abismo se presenta en la política de los gobiernos regionales y nacional que no ofrecen alternativas a las Universidad o centros de Especialistas en el área para crear, encaminar y consolidar Centros de Gestión Tecnológica.
“De esta forma en nuestros países de “Nuestra América” la Bioingeniería no es una opción, sino una obligada necesidad de aplicar esas tecnologías, utilizando recursos genuinos, ante los problemas económicos de nuestras naciones “ 10 .

En el Informe de la Organización Panamericana de la Salud (OPS) y para Diciembre de 1993 en Washington 7 , sobre dirección de Mantenimiento y reparación de equipos utilizados en salud, señalaba “ que un país en desarrollo tendría raramente el 50% de sus equipos en estado de utilización... y en algunos casos hasta el 80% pudieran estar inoperables”
En este mismo informe de la OPS se establecieron los siguientes objetivos específicos para la región 7 :

Ø Apoyar el fortalecimiento y desarrollo de políticas, estrategias y programas de ingeniería y mantenimiento de establecimientos de salud, a nivel los países, y la organización de iniciativas de carácter subregional.

Ø Fortalecer una mejor relación entre la incorporación de tecnologías en los países y el perfil del personal profesional y técnico destacado para su operación y mantenimiento, mediante el desarrollo de programas de capacitación.

Ø Apoyar la optimización en el uso de los recursos asignados a los programas de ingeniería y mantenimiento, la eficiencia y seguridad en la operación de los equipos, instalaciones y plantas físicas de los establecimientos de salud, y la búsqueda de alternativas para la cobertura y prestación de servicios de mantenimiento.

Ø Promover la formulación de proyectos e identificación de fuentes y mecanismos para el financiamiento de los mismos.

A pesar de los grandes esfuerzos por Instituciones Gubernamentales de la Salud , Venezuela ocupa el quinto lugar entre los países latinoamericanos y el número 54 en la evaluación global que realizó la OMS en 191 naciones para subrayar debilidades y fortalezas de cada uno de los estados en el año 2000. Para ello se tomaron datos de 1997, que alimentaron los indicadores de la OMS.. .; la Lic. Celia Riera representante de la OPS en Venezuela enfatizó la importancia de “mejorar la atención en el primer nivel (red ambulatoria) en los países latinoamericanos...” 9 .

Las causas por las cuales no se han establecido departamentos de Electromedicina o Ingeniería Clínica en los centros de atención para la salud son descritos en parte por Lara Estrella a continuación 3 :

1.- El sistema de salud venezolano ha sido diseñado y administrado fundamentalmente por médicos.

2.- La no-existencia de un verdadero equipo multidisciplinario especializado de salud en el sistema venezolano ha llevado a una falta de cooperación multidisciplinaria en el ámbito hospitalario.


3.- Las direcciones o administración de hospitales adolecen de personal especializado y con destrezas especificas en el área.


4.- A pesar de la existencia de leyes y regulaciones referentes al mantenimiento y la adquisición de equipos médicos (Ley de creación de la Fiscalía General de Mantenimiento y de la Oficina de Inscripción, Registro y Control de Equipos Médicos y Paramédicos), los mismos son en muchos casos desconocidos por los directores de los hospitales y por las mismas autoridades de las instituciones de salud.


5.- No existe la tradición de contratación de Ingenieros en él ámbito hospitalario y para ambulatorios tipo II y III no se contempla la incorporación de técnicos especializados .
A nivel institucional en todos los centros de salud de Venezuela se pueden observar las siguientes características 3 :

1.- No existen adecuados servicios técnicos intra-hospitalarios.

2.- No existen adecuados sistemas de control de equipos (inventarios), por lo que es común la pérdida de materiales y equipos.


3.- No existe una adecuada supervisión técnica especializada sobre los servicios prestados por las compañías contratadas para reparación o mantenimiento de la infraestructura o el equipamiento.


4.- Los tiempos de respuesta son muy largos por falta de control y presupuestos asignados.


5.- No existe mantenimiento preventivo de ningún tipo, si acaso mantenimiento correctivo y sólo cuando la infraestructura o el equipo están en franco deterioro o paralización.


6.- No existe control por parte de la institución de los contratos de servicios de mantenimiento, ni de las garantías, las cuales en su mayoría se vencen sin ser utilizadas.
7.- No existen adecuados stock de partes y repuestos, lo que en la mayoría de los casos es imposible por la gran heterogeneidad de marcas, lo que implicaría tener una gran variedad de piezas y repuestos.


8.- No existen programas de seguridad hospitalaria: radiológica y nuclear, mecánica, eléctrica, biológica, ambiental, etc. Por lo que es común las infecciones nosocomiales, la sobre exposición a radiaciones y los accidentes de todos tipos entre el personal médico, paramédico y pacientes, algunos con consecuencias fatales.


9.- No existe documentación técnica del equipamiento del hospital, por lo que la contratación del mantenimiento es altamente costosa debido a lo largo del proceso de diagnóstico de fallas y en circunstancias imposibles.


10.- No existen adecuados programas de entrenamiento para los usuarios (médicos y paramédicos), lo que conlleva a un rápido deterioro de los equipos por el uso inadecuado.

CENTROS DE ELECTROMEDICINA EN VENEZUELA


Los centros de electromedicina formados por personal egresado de la UNEFM o con formación de extensión universitaria se extienden en todo el todo territorio nacional y representan las semillas de formación de profesionales que trabajan en centros de salud con un potencial enorme para coordinar y gerenciar estos centros por su experiencia y conocimientos en el área, pero por falta de un profesional con formación en ingeniería clínica o biomédica, en la mayoría de las veces estos centros son coordinados por profesionales sin experiencia y los conocimientos pertinentes al área. Si es tomada como referencia la Ciudad de Caracas con 4 distritos sanitarios (2001), existen más 245 centros de atención de salud entre hospitales, ambulatorios urbanos y clínicas oficialmente registradas, en su gran mayoría, con excepción de los grandes centros de salud privados, sus principales problemas se basan en la pérdida de control del centro por falta de personal especializado en Bioingeniería que cumpla con la formación requerida en estos centros de salud. Ocasionando las graves fallas mencionadas anteriormente.

Un factor muy importante que se debe reformular es el decreto N° 1798 12 , sobre Normas de clasificación de establecimientos de atención médica del sub-sector público.
(1983,01,21). Gaceta Oficial de la República de Venezuela, N° 32650; donde se establece la clasificación de los Centros de Salud y donde debe ser necesario incorporar con carácter obligatorio personal técnico y de ingeniería especializado. Lo cual permitiría coordinar efectivamente los centros de electromedicina e Ing. Clínica, además de abrir un amplio espectro de fuentes de trabajo a todos los niveles de la clasificación del sector público y en centros privados.

Actualmente el planteamiento de las necesidades, regulación e instalación de los equipos biomédicos en el Gobierno Nacional están siendo coordinados por Arquitectos, Médicos, Ingenieros Industriales o Eléctricos, dejando ver graves fallas a todos los niveles y cometiendo los errores de hace 30 años, ya que en la mayoría de los casos no existe una política de gestión de tecnología biomédica lo cual en nuestra experiencia nos llevará dentro de muy poco tiempo a Centros de Salud con muy poca operatividad.

EL SECTOR PRIVADO Y LOS EGRESADOS DE LA UNEFM.


En el sector privado, actualmente las empresas de servicio y soporte técnico absorben en su gran mayoría a los profesionales técnicos de la UNEFM , en diecinueve años de experiencia se ha generado profesionales que actualmente se encuentran ocupando cargos de nivel medio, en coordinaciones o como adjuntos a la gerencia de departamentos de las diferentes especialidades de la electromedicina, sin poder optar a cargos gerenciales de mayor rango con validez jurídica y salarios acordes al nivel de desempeño.

Esta es una de las razones por las cuales los TSU en ejercicio de la profesión se ven obligados a iniciar diversas carreras en búsqueda del nivel académico (Licenciado o Ingeniero) que le permita cumplir el requisito académico para ocupar los cargos de gerencia, independientemente de que los estudios sean el área de ingeniería clínica o biomédica.
En una encuesta de Noviembre del 2002 se recogió que 78% de la muestra tomada de los egresados de la UNEFM tenía la necesidad de cursar estudios de Ingeniería Biomédica por los requerimientos del sistema y el 22% tenía la necesidad de cursar especializaciones de postgrado.

Desde la perspectiva de la movilidad laboral, de la superación personal y del ascenso dentro de las organizaciones, los TSU en Electromedicina se encuentran sin ninguna oferta de estudios universitarios tendentes a obtener el nivel de Licenciatura o Ingeniero en el área de su especialidad, observándose que la carencia de estudios de este nivel en las universidades venezolanas constituye un obstáculo para la articulación vertical entre el nivel técnico y el nivel de Licenciatura o Ingeniería, fijando un techo a las necesidades de superación de los TSU.

Como se ha demostrado por sus conocimientos y experiencia, los egresados de la UNEFM en Electromedicina han logrado los primeros puestos en promociones en Especializaciones a nivel de postgrado relacionadas con el área, lo cual nos indica que la capacidad cognoscitiva no es el limitante en este caso, sino la falta de oportunidades para continuar los estudios de ingeniería biomédica.

En caso de que la UNEFM aceptara la propuesta presentada, valdría la pena considerar el impacto positivo que la universidad tendría en la sociedad venezolana en el ámbito local, regional y nacional, habida cuenta que una carrera de esta naturaleza incidiría directamente en la formación de recursos humanos indispensables al desarrollo del sistema de salud en Venezuela, el cual es prioridad en los planes de la nación.

Por otro lado, la UNEFM se distinguiría por la puesta es practica de un moderno currículo ya que seria una carrera que facilitaría la salida intermedia a los TSU y ayudaría al cambio que necesita el sector salud en Venezuela.

ESTADÍSTICA DE PERSONAL INGENIERIA BIOMÉDICA O CLINICA Y TÉCNICOS ESPECIALIZADOS.


En todos los países desarrollados la experiencia en el área biomédica ha conducido a tener especialistas técnicos o de ingeniería a todos los niveles de atención de salud.

A nivel hospitalario y tomando datos de la Asociación Española de Ingeniería Hospitalaria 11 el 4 al 5 % del total del personal del establecimiento corresponde a personal de mantenimiento y es necesario un ingeniero por cada 100 camas (incluido el Ing. Jefe), coincidiendo con Rodríguez 10 .

El personal en los Departamentos de Ingeniería Clínica en el ámbito hospitalario tomando en cuenta las recomendaciones dadas por Rodríguez E. 10 y García S. 2 :

A nivel de Ingeniería :

1.- Se necesita un (1) Ingeniero Clínico por cada 100 camas.

2.- Se necesita un (1) Ingeniero Clínico por Sección o Especialidad tales como Electrónica Médica, Óptica, Imágenes, etc.


3.- Territorialmente puede considerarse necesario un Bioingeniero por cada 20.000 habitantes o cada 100 médicos.


A nivel de Técnicos Especializados :

1.- Se requieren de 4 a 5 técnicos superiores por cada ingeniero.

2.- En ambulatorios mayores a 30 consultorios se necesita un (1) técnico en mantenimiento por cada 3 consultorios.


3.- En ambulatorios menores de 30 consultorios se necesita un (1) técnico por cada 4 consultorios.


4.- En hospitalización mayor a 200 camas: Un (1) Técnico en mantenimiento por cada 12 camas.


5.- En hospitalización menor de 200 camas: Un 1 Técnico en mantenimiento x 7,5 camas